Comida con mucha, mucha “pila”: New Orleans meet Moro


Si le preguntaran a ustedes, ¿qué personalidad tiene Bocatips? podrían decir varios adjetivos, pero de seguro en el que casi todos coincidirían es: aventurera. Así que unas cuantas noches atrás, haciendo gala de esa cualidad tan mía, fui a probar la comida creole de Moroconcoco en su noche: New Orleans meets Moro, y antes de contarle qué tal me fue, quiero hacer una nota al margen para reconocer el buen trabajo que está haciendo todo el equipo de Moroconcoco encabezado por Henry Horne y Annelie Vega. No suelo escribirse 2 veces consecutivas del mismo sitio, sin embargo, su variedad y creatividad en la cocina da cabida a todo tipo de gustos y públicos  así que bien merece la reseña para que ustedes conozcan otras facetas del mismo.

La música no podía ser mejor, una mezcla de percusión y guitarra eléctrica que impregnaban el ambiente de distintos tonos musicales: New Age, fusión experimental, jazz, algo de  buena mezcla, la más apropiada para acompañar esta comida del sur de Estados Unidos caracterizada, precisamente, por la mezcla y el contraste de culturas, sabores y sensaciones. La música y el intenso color de esos platos me dibujaron una sonrisa y su aroma me hizo una promesa…

De toda la variedad del menú, me fui con lo que le pareció menos predecible a mi paladar: el Gumbo y el Jambalaya. El Gumbo es una especie de guiso o sopa  a base de mariscos y carne o embutidos (aunque la receta puede variar mucho en sus ingredientes) caracterizado por la predominante presencia del tomate y el picante de rigor. Es un plato vigoroso, que te pone en “pila” desde que sientes su aroma y en boca es caliente, no por su temperatura, sino por el picante; es un plato intenso, cargado de sazones difíciles de acertar sin la ayuda del chef; voluptuoso, grandes gambas carnosas, algunas con cabeza, ojitos y antenas y trozos de carne de cerdo.  Contrastes y texturas que se encuentran y se complementan mientras uno se acomoda en el asiento, entra en “calor”, y se prepara para el próximo plato.

El Jambalaya, mezcla de 3 gastronomías distintas (francesa, española y africana), ingredientes y sabores que como el Gumbo, son estridentes, invaden el paladar y se imponen. Además de su característico picante, el arco iris de especias mezcladas y los trozos de carne de cerdo, el plato adquiere un sabor especial por los discretos toques de la salsa BBQ con la que el chef finalmente decora este plato que se mueve entre la paella y el locrio dominicano (guardando su distancia, claro). No puedo dejar de mencionar una rica ensalada de papa en crema de perejil que hizo de referí entre estos 2 platos y calmaba agradablemente la exaltación constante a la que tuvo sometido mi paladar.

Definitivamente una noche exótica para disfrutar con intensidad: comida y música, sabor y ambiente. Felicito esta iniciativa de Moroconcoco de romper la rutina dándonos a conocer otras culturas y sazones, y a nosotros los dominicanos que cada vez estamos más abiertos a conocer otras hierbas más allá de nuestro emblemático y preciado orégano.

Tip: De vez en cuando, un poco de lujuria para el paladar no cae mal.

Anuncios

3 Respuestas a “Comida con mucha, mucha “pila”: New Orleans meet Moro

    • Así es, el fue mi profesor de percusión, es un ser humano especial y lo aprecio mucho. Ya puedes imaginar lo bien que cené esa noche.
      Gracias por seguirnos. También estamos en Facebook: BocatipsE y Twiter: Bocatips

      Me gusta

A qué te supo?, nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s